Contáctanos Síguenos
Suscríbete
Volumen 18, número 2
May / Jun 2021 . vol. 18 / núm. 2

Las plataformas de vacunas génicas demuestran su potencial

En una pandemia, las vacunas génicas ofrecen varias ventajas sobre los enfoques tradicionales.

Por Cynthia A. Challener, PhD

TEMA DE PORTADA: RESPUESTA A LA PANDEMIA



Cynthia A. Challener

En una pandemia, las vacunas génicas ofrecen varias ventajas sobre los enfoques tradicionales.
    
Las vacunas tradicionales y las subunidades/proteínas virales provocan directamente una respuesta inmune sin necesidad de transcripción celular y/o traducción de material genético. Las vacunas genéticas utilizan parte del propio código genético del virus (ya sea ARNm o ADN) para indicar a las células que produzcan un antígeno viral que estimulará una respuesta inmunitaria. Las vacunas de vectores virales permiten la selección de un virus que no causa enfermedad y, en algunos casos, un virus de replicación deficiente que se utilizará para transportar y administrar el antígeno de interés para la vacuna y ofrecen una combinación de ventajas y desventajas de vacunas de virus vivos y no vivos.

Desafíos con las vacunas tradicionales
Las vacunas tradicionales tienen un largo historial de seguridad y eficacia. Han demostrado, según Charles Christy, jefe de soluciones comerciales para Ibex Dedicate en Lonza, tratar eficazmente enfermedades globales y erradicar la carga de morbilidad, o incluso eliminar enfermedades (polio, viruela).

La respuesta inmune se desencadena inmediatamente con este tipo de vacunación; sin embargo, el cuerpo también tiene que luchar contra la carga viral o antigénica completa, lo cual puede facilitar los efectos adversos (p. ej., sentirse mal después de la vacuna contra la gripe), señala Thomas Becker, director de calidad del sitio de Recipharm.

Existe la posibilidad de efectos adversos porque las vacunas virales vivas se atenúan por la mutación genética del virus de tipo salvaje que causa la enfermedad, ya sea al pasar el virus a través de células, huevos o animales o mediante la eliminación intencionada de secciones del genoma viral, explica Kelly. Lyn Warfield, vicepresidente de investigación y desarrollo de vacunas dentro de la Unidad de Negocios de Vacunas en Emergent BioSolutions. “Para la selección y el uso de vacunas virales vivas atenuadas, se debe tener precaución debido a posibles problemas de seguridad en personas inmunodeprimidas (es decir, inmunodeficiencias primarias, pacientes en tratamiento inmunosupresor, personas infectadas por VIH y, a veces, muy jóvenes o ancianos), ya que este tipo de vacuna tiene el potencial de replicarse de manera incontrolada, propagarse a otras personas debido a la diseminación de la vacuna o revertirse a una forma virulenta (que causa enfermedades)”, dice. "Por lo tanto, se debe tener cuidado de seleccionar un candidato que tenga un perfil de replicación adecuadamente equilibrado para mantener un perfil de seguridad aceptable, pero que también pueda inducir una respuesta inmune potente", agrega Warfield.

Para modular la respuesta inmune y aumentar la duración de la inmunización, Becker dice que es posible que todo el programa de vacunación deba aplicarse en varias dosis, lo cual puede ser inconveniente para los pacientes. Las vacunas de virus vivos también pueden enfrentarse a problemas de estabilidad y requieren temperaturas de congelamiento para seguir siendo viables y potentes.

De manera similar, una vacuna basada en un vector viral puede causar una respuesta inmune al vector viral en sí mismo además del antígeno de interés para el cual se administra el ácido nucleico, según Gregory Bleck, vicepresidente de investigación y desarrollo en Catalent Biologics. "Este problema puede dificultar la administración de dosis repetidas, ya que, con dosis adicionales, el sistema inmunológico del paciente puede eliminar el vector viral antes de que tenga la oportunidad de insertar el ácido nucleico en una célula para la producción de antígeno", observa.

Crea una cuenta o inicia sesión para leer todo el contenido, ¡es gratis!